fbpx

Por si alguien no lo sabe, el amor entre Don Quijote de La Mancha y Dulcinea del Toboso sigue vivo. Además, se trata de sentimientos entrecruzados, en ambas direcciones, y no sólo desde el fervor idealista del hidalgo hacia la mujer, sino también desde el ámbito de la correspondencia. Son ya más de 400 años y la relación da mucho de sí. Cumplirían sus ocho bodas de oro.

Así, con motivo del IV centenario de la publicación de la segunda parte de las aventuras del ingenioso hidalgo, en el toledano pueblo de El Toboso decidieron realizar al hidalgo un regalo especial. La edición más universal de tan destacado libro. Y lo han logrado. No ha sido tarea sencilla, ha llevado cuatro años y todavía sigue, aunque su primera fase haya concluido. Se trataba de recopilar toda la “segunda parte del Ingenioso Cavallero don Quixote de la Mancha” en lenguas diferentes y con un contenido artístico extra. Un Quijote políglota que pudiera ser manuscrito e ilustrado por personalidades de culturas y países diversos, algo que, al final, se ha conseguido en más de 60 idiomas, con el añadido de una manufacturación casi artesana, lo que le da un extraordinario valor artístico.

Además de prácticamente todas las lenguas europeas, encontramos muchas africanas, asiáticas e indígenas, incluidas aquellas que fueron bastante universales en su momento, el latín, el griego, el hebreo, el persa... Parece que Dulcinea hubiera querido recordar a su galán también en el tiempo. Pero también lenguas de futuro como el Spanglish, el Esperanto o lenguas de inclusión como de signos o braille, e incluyo también el romaní. Lenguas minoritarias, como el tamazight, el haquetia, el guaraní, el mazateca o el mogol y otras lenguas españolas como catalán, gallego y euskera, aunque pudiera sorprender más la presencia del extremeño o el asturiano. En cuanto a ilustraciones, las hay de todo tipo y formatos, así como versiones poéticas. Y sólo cito unos cuantos ejemplos, pues repasarlos todas nos llevaría todo el espacio, pero sirva para aclarar la envergadura del regalo.

Modus Operandi

Por supuesto una obra así no puede ser sólo un trabajo de una persona o entidad, aunque la haya promovido el Ayuntamiento de El Toboso. De hecho, más de 400 autores de todo el mundo han colaborado, desde los cervantistas más prestigiosos, hasta institutos y academias, pasando, como no, por universidades o embajadas de los cinco continentes. Todos se han aprestado para copiar, traducir, ilustrar y enviar su capítulo o capítulos a la población de El Toboso, en cuya biblioteca se ha coordinado y recopilado tan ingente documentación desde 2014. Pero ahí no ha acabado la cosa.

Ya en 2015 tenía lugar una presentación en el Instituto Cervantes de Madrid, donde acudían los embajadores y eruditos, que hasta ese momento habían participado, a presentar una obra que en realidad es mundial y, como tal, todos encontraban su parcela de representación. Ahora, se ha dado un paso más, ya que la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, y el Ayuntamiento de la localidad toledana colaboran mediante un convenio, en la digitalización, preservación y difusión del manuscrito 'El Quijote Políglota del Excmo. Ayto. de El Toboso, devolviendo al mundo a través de internet lo que el mundo le ha dado a La Mancha a través de la población emblema del quijotismo. Ahora cualquiera podrá tener acceso a este Quijote desde su casa, en lo que es el mundo global. Pero que nadie olvide que se trata de una obra toboseña -o tobosesca, que diría Cervantes- que descansará en el museo Cervantino de la localidad toledana, pues como comenta María Antonia Martínez Seguido, la bibliotecaria, se trata de una obra “en agradecimiento a Cervantes desde el pueblo de El Toboso”. Por terminar con las consideraciones que ilustran el tamaño del trabajo, dos datos más. No se quiere contabilizar el número de páginas hasta que se aclare con la digitalización, al estar manuscritas o dibujadas en muchos casos, pero cabe anticipar que son muchas miles. En cuanto al número de lectores potenciales, más de seis mil millones, o lo que es lo mismo, todos aquellos que sepan y puedan leer. ¿Se puede superar?

Desde ese lugar de La Mancha

Y es que El Toboso, conocido mundialmente por ser la patria de Dulcinea, lo quiere ser también por El Quijote y con esta iniciativa se corrobora. No cabe duda de que ambos amantes van de la mano en la aventura que iniciaron hace tanto tiempo. La alcaldesa, Pilar Arinero, nos comentaba su intención de que la localidad “sea todavía más universalmente conocida”, si cabe. El Toboso, pese a su fama mundial, es hoy una población pequeña que no llega a 1800 habitantes, ubicada en el País del Quijote, en La Mancha, y que se mantiene prácticamente como en aquellos tiempos, constituyendo un auténtico parque temático quijotesco. Y parece que la población no deja de recordar al hidalgo y éste es su penúltimo regalo. Habrá más, seguro. Recientemente celebraba el ayuntamiento el día de la mujer con gran participación y un buen número de actividades. No sólo la bibliotecaria o la alcaldesa demuestran que este sigue siendo un pueblo de dulcineas en el que las mujeres tienen todo que decir.

Y una buena muestra de ello es la pasión que siguen teniendo por Cervantes y por su Don Quijote. No cabe duda de que tan famoso personaje es más que nunca de ellas, como es de la población donde la “sin-par” vivió, y parece seguir viviendo.