Blog - Laminitania - Laminitania http://www.laminitania.es Sun, 23 Jul 2017 08:12:06 +0200 Joomla! - Open Source Content Management es-es “Celebrities” de La Mancha. http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/celebrities-de-la-mancha http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/celebrities-de-la-mancha “Celebrities” de La Mancha.

Ana Brenda Contreras en el “País del Quijote”

Desde Laminitania nos encontramos en FITUR 2017 llevando la cobertura mediática, comunicación y redes sociales de “País del Quijote”, un consorcio formado por los ayuntamientos de Alcázar de San Juan, Argamasilla de Alba, Campo de Criptana y El Toboso; es decir, la plena esencia de La Mancha como destino turístico y cultural. Y en ese seguimiento hemos podido encontrar una noticia que ha tenido no poca repercusión, en diferentes medios, como ha sido el viaje de una celebridad internacional por las tierras de País del Quijote.

Hablamos de la mexicano-estadounidense Ana Brenda Contreras. Seguramente en España no haya todavía mucha gente que la conozca, pues no ha trabajado demasiado en nuestro país. Otra cosa es Hispanoamérica, donde hablar de Ana “Breco” es poco menos que mencionar a una divinidad, pues nos referimos a una de las más rutilantes estrellas del actual panorama audiovisual americano. Saltó a la fama merced a la telenovela Corazón Indomable en 2013, la más vista ese año en México, aunque ya antes había protagonizado algún que otro culebrón y participado en muchos otros. Desde entonces es uno de los personajes más admirados por la prensa de aquel país y en general por la toda América, donde ya es toda una celebridad puesto que, además de su carrera artística es la imagen de la conocida firma Pantene.

Claro que también es seguida por su vida personal habiéndose convertido en todo un referente de la prensa del corazón, especialmente por su idilio con otro actor, el español Iván Sánchez, (el Doctor Raúl Lara de Hospital Central) quien durante los últimos años ha desarrollado su carrera en México, pero no nos vamos a centrar en estos aspectos de la vida y carreras de nuestros personajes, sino en su relación con un viaje por La Mancha.

El viaje.

Buscando referencias cervantinas, podríamos encontrar en Iván una actitud quijotesca al buscar el sueño de su carrera transatlántica. Aunque, más definidas, las encontramos en Ana Brenda quien, además de sus papeles en telenovelas, cuenta con un bagaje artístico mucho más profundo. De hecho, es actriz de teatro y cantante, y actualmente triunfa en México con la producción de un musical, que no podía ser otro que “El Hombre de La Mancha” de Dale Wasserman, inspirado en la obra cervantina y que es todo un clásico en Broadway y, por extensión, en todo el mundo, como la novela que le sirve de referencia: nuestro universal Don Quijote de La Mancha.

Pues, precisamente, en esa producción Ana Brenda es Dulcinea del Toboso, con lo que todas las premisas que vamos dibujando, en este artículo, empiezan a relacionarse. Sólo falta añadir el viaje romántico, de incógnito, que ambos realizaron por los pueblos del País del Quijote, a los que hemos podido acceder merced a las referencias en Twitter de la propia actriz y a algunos artículos aparecidos, principalmente, en revistas del corazón. Un viaje que llevaba también a la actriz a inspirarse en los lugares originales del Quijote para encontrar una fuerza interpretativa que seguro que la favorece en su trabajo. Claro que desde nuestra perspectiva, hemos atendido a otras circunstancias como es la influencia que el viaje puede tener para dar a conocer La Mancha y es que la noticia ha tenido no poca repercusión en toda Sudamérica, dando a conocer nuestra tierra en numerosos países, esta vez como destino turístico. Una tendencia cada día más al alza.

Famosos y turismo.

Con que la presencia y la influencia de famosos en tierras no tan conocidas de España es una realidad, no vamos a descubrir nada nuevo. Valga recordar a través del artículo de Silvia Barradas (artículo original) los casos de Gwyneth Paltrow, Paris Hilton, Kate Hudson o también de políticos como John Major, David Cámeron y Nick Clegg, que han puesto en el mapa lugares con encanto de España. Sin duda, una muestra de la influencia de estas noticias en la promoción turística.

Claro que precisamente lo más interesante de esto es la profundidad de cada historia, su espontaneidad. Ya no se trata de la presencia forzada y financiada de una celebridad en un destino, sino actos del más puro corazón, los cuales no tienen posibilidad de ser controlados. En algunos casos la llegada a estos destinos es por amor, pero no siempre y en ese sentido Paltrow es una clara muestra pues ella habitó en Talavera con una familia española aprendiendo nuestro idioma, un vínculo que ha permanecido en el tiempo. También David Cameron, un enamorado de la ciudad de Ronda, que visita con frecuencia, o Major que hace lo propio en Olmedo. La abundancia de ocio de Ibiza lleva a muchas celebridades a pasar largas vacaciones en España, entre ellas las citadas, lo que pone de manifiesto el particular encanto de nuestro país en todas sus facetas.

También Ana Brenda e Ivan han contribuido a ello con su viaje y en particular en estas tierras de País del Quijote, donde sólo esperamos que hayan podido disfrutar al máximo de su estancia. Una bonita historia de un Don Quijote con su Dulcinea, que a buen seguro puede ayudar a dar a conocer La Mancha, como destino, en todo el mundo.

]]>
mmss@laminitania.es (Pedro Miguel Plaza Simón) Turismo Wed, 01 Feb 2017 14:47:05 +0100
El Viña Rock, la excusa perfecta http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/el-vina-rock-la-excusa-perfecta http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/el-vina-rock-la-excusa-perfecta El Viña Rock, la excusa perfecta

Nos acercamos a una nueva edición del festival de arte nativo Viña Rock, la correspondiente a 2016. En total, 21 años de festivales que se han ido sucediendo uno tras otros haciendo pasar a muchos, cientos de miles de personas, desde la edad juvenil a la adulta. La importancia del festival ha trascendido la propia conformación del cartel y la cita se ha convertido en una tradición por la que viejos amigos se reencuentran y por la que los jóvenes de todos los puntos de España dan en reunirse para intercambiar sus diferentes sensibilidades, para lo que la música es siempre una excelente excusa.

 

Pero hay mucho más, las actividades paralelas, los monólogos, el Viña Grow y, al fin y al cabo, el ambiente del Viña es la mejor ocasión ideal para compartir esta "gran quedada" en la que se ha convertido el festival que abre los grandes eventos de este tipo desarrollados en todo el estado. De hecho, a sumar a los asistentes a los conciertos, hay que contar a aquellos que sólo participan del ambiente externo y que conviven con los villarrobledenses durante unos días a finales de abril o principios de mayo. Dada esta solidez cabe la pena preguntarse ¿queda algo por hacer en el festival? La respuesta es sí, no podemos dormirnos en los laureles.

Desde Laminitania nos hemos planteado cómo ayudar a engrandecer y solidificar todavía más la grandeza del festival, sobre todo aplicando conceptos de fidelización. Como empresa afincada en Villarrobledo creemos que durante mucho tiempo la ciudad ha vivido un poco de espaldas al festival y viceversa. La capacidad potencial de promoción de la ciudad no ha sido explotada adecuadamente pues también como evento turístico es digna de tener en cuenta. La mayoría de los asistentes pasan por el Viña y se van sin conocer demasiado sobre Villarrobledo, algo que hay que cambiar y parece que en esta edición se va a trabajar en esta dirección. Por primera vez la oferta musical va a integrarse en Villarrobledo y la plaza de Ramón y Cajal será el lugar elegido para realizar una serie de conciertos secundarios a los que se puede acceder de forma gratuita fuera de los horarios del festival. Del mismo modo, se aprovechará para promocionar los encantos turísticos de la ciudad como es su casco urbano o su centro de interpretación de la alfarería tinajera, que será mostrada por el área de turismo de la localidad. Desde esa perspectiva Laminitania ofrecerá la posibilidad de realizar rutas guiadas por la localidad en las que aspiramos a estrechar los lazos entre los visitantes y los lugareños.

Y hay otras intenciones, pues las propuestas para fidelizar al visitante pueden ser infinitas. Ofrecer una nueva perspectiva del Viña, entendiéndolo como cultura, o dar a conocer, el significado del que debe ser su propio festival es una labor a realizar. Evitaremos así que el festival se convierta en una tradición monótona, sin alma, que acabe por desconectar de las necesidades de los visitantes. Es, sin duda, un riesgo a evitar pues el Viña se ha hecho demasiado grande como para que se marchite. Al fin y al cabo es una cosa de todos y todos debemos contribuir a mantenerlo, sólo así podrán superarse las dos décadas vividas y que sean cuatro, después seis y quien sabe si así crezca tanto que nos trascienda completamente. Hasta entonces será, como siempre, la excusa perfecta para encontrarnos.

Nos vemos en el Viña.

]]>
mmss@laminitania.es (Pedro Miguel Plaza Simón) Turismo Sun, 10 Apr 2016 20:53:17 +0200
“Esa hermosa señora” en la Semana Santa de Villarrobledo http://www.laminitania.es/blog/historia/articulo/esa-hermosa-senora-en-la-semana-santa-de-villarrobledo http://www.laminitania.es/blog/historia/articulo/esa-hermosa-senora-en-la-semana-santa-de-villarrobledo “Esa hermosa señora” en la Semana Santa de Villarrobledo

Quién diría que se puedan encontrar referencias a la Semana Santa manchega, de la época tardorrenacentista, incluso en obras literarias tan destacadas como El Quijote. Lo hacemos en la parte I (Episodio XII) donde Cervantes narra la aventura del hidalgo sorprendido por una estación de penitencia, en medio del camino, y, de repente, por “un triste son de una trompeta que a lo lejos se oía”. No era más que el sonido que anunciaba la llegada de una imagen, con un grupo de nazarenos, pues “resultó ser la trompeta de unos disciplinantes que iban en procesión”...

Artículo patrocinado por: Clínica Dental Doblas, calle de San Clemente 21
02600 Villarrobledo, Albacete. Tel: 967 14 20 41

La aventura se sucedió a continuación:

Don Quijote, que vio los extraños trajes de los disciplinantes [...] se imaginó que era cosa de aventura [...] y confirmóle más esta imaginación pensar que una imagen que traían cubierta de luto fuese alguna principal señora que llevaban por fuerza […]

Una señora de luto que, iconográficamente, no puede ser otra que una virgen de la familia de la Virgen de la Soledad (Angustias- Dolorosa) “esa hermosa señora, cuyas lágrimas y triste semblante dan claras muestras de que la lleváis contra su voluntad, dijo a los portadores, y la que, finalmente, don Quijote decide liberar arremetiendo contra la procesión y organizando un tumulto.

La aventura acaba mal para él pues, en última instancia, el caballero es repelido por uno de los portadores de las andas quien, con una de las horquillas en las que se apoya el paso en el descanso, golpea al hidalgo. En cualquier caso, lo importante es que estamos ante una de las primeras descripciones de lo que sería una estación de penitencia primitiva, en este caso, muy mezclada con un modelo de rogativa. Esta acción se produce descontextualizada de las fechas de Semana Santa y no, como cabría pensarse, en un recorrido urbano la noche de Viernes Santo.

Para saber algo más sobre este tipo de cofradías, por suerte podemos rastrear en documentos, como los primeros que encontramos sobre la virgen de la Soledad de la parroquia de Santa María de Villarrobledo, del Archivo Histórico Diocesano De Toledo (“Traslado de las ordenanzas de la Cofradía de la Soledad de Villarrobledo” 1571. Leg 49. Alb-1. Página 165). En ellos se habla de una cofradía similar a la quijotesca que, por entonces, ha alcanzado un nivel organizativo y un tamaño notable. El texto de este documento señala, en su preámbulo, como ya en la década anterior (años 60 del XVI) se redactaron algunas constituciones “a la saçon que se ordenaron los dichos capitulos y cofradia avia como cinquenta cofrades”. Sólo unos años más tarde, “al presente, a crescido su número a mas de seiscientos. Es decir que en el lapso de tiempo desde 1560, aproximadamente, a 1571, la cofradía pasó de tener cincuenta a seiscientos hermanos. Para comprender la magnitud de este dato, cabe decir que, sólo en el siglo XX, las cofradías locales han vuelto a alcanzar ese número y que es justo en la segunda mitad de siglo XVI cuando se produce el boom de este tipo de organizaciones y el nacimiento de la Semana Santa barroca.

en el lapso de tiempo desde 1560, aproximadamente, a 1571, la cofradía pasó de tener cincuenta a seiscientos hermanos. Para comprender la magnitud de este dato, cabe decir que, sólo en el siglo XX, las cofradías locales han vuelto a alcanzar ese número y que es justo en la segunda mitad de siglo XVI cuando se produce el boom de este tipo de organizaciones y el nacimiento de la Semana Santa barrocaEsta cofradía de Villarrobledo es más urbana y ya hacía sus recorridos desde la ermita de la Soledad hasta la parroquia de Santa María, convento de El Escorial y, probablemente, Santa Ana, uniendo ambas ermitas, aunque los itinerarios no son del todo conocidos. Cabe añadir el detalle de que ambas ermitas, en el siglo XVI, se encontraban extramuros de la población, aunque ahora se encuentren desbordadas por el casco urbano. Es decir, las procesiones de la virgen en La Mancha, en el siglo XVI, tenían todavía un componente mixto, urbano-rural, y, en el calendario, de la misma manera que salían en Semana Santa, podían hacerlo en el mes de mayo o en cualquier momento que se quisiera hacer una rogativa. Respecto al mes de mayo, se sabe con seguridad que todas las cofradías de la familia de la Vera-Cruz, que son las más primitivas (Vera Cruz, Sangre de Cristo o, en Villarrobledo, supuestamente, Cristo de la Salud), hacían originalmente la penitencia el día de la Cruz de Mayo.

El caso es que a finales del XVI las estaciones de penitencia todavía no están tan definidas como cabría pensar y sólo las grandes villas, como es la nuestra, empiezan a desarrollar circuitos urbanos en la madrugada de Viernes Santo, dándole el actual sentido a la celebración. Lo que sí se repite hasta el siglo XVIII es el mismo tipo de penitencia, a través de la autoflagelación de los hermanos, en un fenómeno íntimamente ligado a los disciplinantes de los que hablara Cervantes. Éstos eran nazarenos que acompañaban a la imagen golpeando con cilicios su espalda. A ellos se sumaban los Hermanos de Luz, que iban alumbrando el camino con velas cuando era una procesión nocturna.

Pero el siglo XVI todavía es un siglo de contrastes y la idea que podemos extraer es que se trataba de unas procesiones a medio camino entre la estación de penitencia y la rogativa, y que sólo adentrado el XVII se van definiendo como las conocemos ahora. Eso sí, con la diferencia de que en las actuales ya no hay disciplinantes, ya que esta costumbre fue abolida en tiempos de Carlos III.

En definitiva, un interesante acercamiento para intentar saber como eran las procesiones primitivas.

]]>
mmss@laminitania.es (Pedro Miguel Plaza Simón) Historia Tue, 23 Feb 2016 23:48:47 +0100
Jornada de Promoción Internacional del Turismo de la Provincia de Albacete http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/jornada-de-promocion-internacional-del-turismo-de-la-provincia-de-albacete http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/jornada-de-promocion-internacional-del-turismo-de-la-provincia-de-albacete Jornada de Promoción Internacional del Turismo de la Provincia de Albacete

El próximo jueves 18 de febrero, a partir de las 9:00 de la mañana, tendrá lugar en Villarrobledo la primera Jornada de Promoción Internacional del Turismo de la Provincia de Albacete. Este evento está organizado por la Diputación de Albacete, el Ayuntamiento de Villarrobledo, la Confederación de Empresarios de Albacete (FEDA), la Asociación para el Desarrollo Rural de La Mancha del Júcar- Centro y Laminitania. 

Están destinadas a empresas, profesionales y organizaciones, en general, de la provincia de Albacete dedicadas o relacionadas con el turismo. Dentro de la Jornada está previsto celebrar sendas exposiciones, dos mesas redondas, un taller de impulso y asesoramiento técnico, una muestra y degustación de comida tradicional manchega y una visita turística.

La inscripción es gratuita y las plazas son limitadas. El programa completo y el formulario de preinscripción se pueden visitar en este enlace: www.laminitania.es/jornadas-de-turismo Si desean ampliar información, también se pueden poner en contacto telefónico con los números 645 222 691 (Ángel) y 670 434 317 (Clara).

Les esperamos.

]]>
mmss@laminitania.es (Ángel Plaza Simón) Turismo Thu, 04 Feb 2016 18:59:13 +0100
Molinos de Viento: los colosos de La Mancha http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/molinos-de-viento-los-colosos-de-la-mancha http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/molinos-de-viento-los-colosos-de-la-mancha Ilustración de Ricardo Balaca para la edición de Don Quixote anotada por Nicolás Díaz de Benjumea (1880- 1883)

Si hablamos de Molinos de Viento de La Mancha, es inevitable que al viajero le venga a la memoria la consabida estampa de Don Quijote luchando contra imaginarios gigantes, en pueblos como Consuegra, Mota del Cuervo o, sobre todo, Campo de Criptana, de las provincias de Toledo, Cuenca y Ciudad Real respectivamente. Sin embargo, hubo otra localidad manchega, en la provincia de Albacete, que también tuvo tantos o más que aquéllas, según quedó reflejado, incluso, en libros alemanes o franceses del s. XIX y principios del XX. ¿Quiere saber de cuál se trata?

Pues no sufra más: fue Villarrobledo. Y si esto fuera literatura barroca, y el que suscribe Quevedo, redondearíamos la frase añadiendo: "y hoy no queda ni uno", en alusión implícita a temas literarios clásicos como el de tempus fugit y el de memento mori. Podríamos hacerlo si no fuera por una pequeña salvedad: eso no es del todo cierto, como descubrirán si se quedan hasta el final del artículo.

Referencias historiográficas sobre los Molinos de Viento de Villarrobledo

Molinos de Viento de Villarrobledo- Principios del s. XXComenzamos por 1889, cuando Jesualdo Morcillo y Valero, en el apartado dedicado a Industria y Comercio de su Informe para la Historia de Villarrobledo, cita, a esa fecha, la existencia de 12 molinos harineros de viento frente a sólo 4 de agua, dentro de la -aún entonces- villa. Es la referencia a un mayor número de ingenios eólicos que hemos encontrado, aunque hoy en día han quedado más restos de los de agua que de los de viento. En ese sentido, gracias al catálogo elaborado por Federico José García Mariana, que estudió sus vestigios, sabemos que los ingenios hidráulicos del río Córcoles fueron 16, como mínimo, dispersos por los términos de Villarrobledo, principalmente, aunque también en los de El Bonillo y Munera. No obstante, debemos puntualizar la existencia de uno más, el Molino del Duende, que no está recogido en dicho artículo. Así se lo hicimos notar al autor en su día y éste nos confirmó que, muy poco después de cerrar su catálogo para el V Congreso Internacional de Molinología, tuvo noticia de los restos del mencionado molino y ya le fue imposible incluirlo.

Volviendo a los molinos de viento, advertimos como, con el tiempo, va decreciendo incluso el recuerdo de su número. José Gil Montero, en el periódico ABC de 23 de abril de 1958, habla ya de 8 molinos trabajando hasta "hace poco tiempo", mientras que Agustín Sandoval menciona, en 1961, la existencia de sólo 5 o 6, a principios del s. XX, en su Historia de mi Pveblo. Dos de ellos son los de la fotografía incluida arriba, de fecha y autor desconocidos, reproducida en la obra del historiador villarrobletano que, para la década de los 60, ya afirma:

Aún quedan tristes ruinas de los que un día voltearon sus aspas, citando a Alonso Quijano. El pueblo ha crecido tanto por sus barrios del Norte que ha llegado a encerrarlas dentro de sus calles"

Esa declaración coincide con la de algunas personas mayores que, aún hoy, recuerdan que los paerazos del último molino fueron visibles hasta las décadas de 1950 y 1960, en la zona donde hoy está la urbanización Nueva Villa, y supusieron un sitio habitual para sus juegos cuando eran pequeños. Pero mucho más revelador es otro testimonio inédito, gracias al cual conocimos que el último molino de viento de Villarrobledo dejó de moler en los años previos a la Guerra Civil Española (1936- 1939), posiblemente hacia 1934. También sabemos que uno de sus dueños y últimos molineros villarrobletanos, Pedro Vicente Plaza Parra, tenía intención de volver a ponerlo en marcha, una vez pasada la contienda en la que tuvo que participar. Y lo sabemos porque, a la sazón, Pedro Plaza fue nuestro abuelo paterno y, en su día, así nos lo hizo saber. No pudo cumplirse esa aspiración, por diversas vicisitudes que ya no vienen al caso, y, como su sueño, "de viento eran y en el viento se disiparon" los últimos molinos, como afirmó Agustín Sandoval. Parecido fin -la condena a la ruina- tuvo el Molino del Duende, que había dejado de moler mucho antes y también fue propiedad de la familia, aunque de él, sí hayan quedado restos.

Grabado de la obra Vida de la Venerable Sierva de Dios maria de Jesus, natural de Villa-Robledo- 1675Pero no son éstas las únicas reseñas que encontramos, ni las más antiguas. Buceando en textos historiográficos anteriores encontramos que, en 1751, el padre Francisco de la Cavallería (sic), en su Historia de la Muy Noble y Leal Villa de Villa-Robledo, no hace referencia a molino alguno en la villa, ni de agua ni de viento. Esto podría hacer pensar que los artefactos citados fueron erigidos en época posterior, aun teniendo en cuenta las enormes lagunas que, sobre ciertos aspectos históricos, tiene la obra de este autor, en comparación con lo innecesariamente prolijo que es describiendo otros. Agustín Sandoval parece darle la razón puesto que recoge tres peticiones (de 1751, 1755 y 1758) para construir otros tantos molinos de viento en El Quebrado, la Vereda de San Antón y el Camino de Alcaraz. En la primera de las solicitudes se afirma que no había entonces más molinos que los de agua, a siete leguas del pueblo, y que sería beneficioso para el vecindario al no resultar tan costoso llevar los granos a moler. Sobre el molino de 1755, Sandoval afirma que hubo de ser abandonado posteriormente porque el viento entraba con tal fuerza que levantaba la cubierta con frecuencia.

Por su parte, el predecesor de Cavallería, el doctor Blas Franco, en 1675, en el apartado de historia local de su Vida de la Venerable Sierva de Dios María de Jesús, natural de Villa-Robledo, tampoco cita los molinos de viento aunque sí, muy de pasada, los de agua: "el mayor beneficio que tienen de dichos rios [Córcoles y Záncara], assi los vezinos de dicha Villa, como los circunvezinos, es el de algunos molinos que ay en sus riberas, y de algun pasto en ella para sus ganados". En cambio, como ya notó también Sandoval, en el libro de este autor encontramos algo mucho más llamativo, según se puede ver en la ilustración de arriba: la representación gráfica más antigua de dos molinos de viento en Villarrobledo. Por la situación de los aparatos representados, respecto del casco urbano y de la desaparecida cruz de término que hubo en el camino antiguo de Socuéllamos, tan bien descrita por el propio Blas Franco, creemos que estos ejemplares estaban en la misma ubicación que otros habían tenido: nuestro particular cerro molinero, tras la ermita de la Virgen de la Caridad, como, por otro lado, es lógico por las condiciones eólicas y de altura.

Referencias literarias sobre los Molinos de Viento de Villarrobledo

Durante los siglos XVII- XX, se produjo cierto auge de esta temática y España despertó curiosidad como destino exótico, especialmente entre los viajeros europeos que dejaron constancia de su paso en una abundante producción literaria que, en no pocos casos, incluía pasajes por La Mancha, en general, y por Villarrobledo, en particular.Corría el año de 1902 y el farmacéutico francés M. Honoré Gascon dedicó dos semanas a recorrer España, recogiendo sus vivencias en un artículo que fue publicado en el tomo XIX de las Memorias de la Sociedad Borgoñona de Geografía e Historia. Indudablemente la llamada literatura de viajes no era algo nuevo, para entonces, y menos aún si, como hacen ciertos expertos, se considera que el viaje constituye algo íntimamente literario y es un tópico usual de epopeyas como la Odisea o la Eneida. Jornadas épicas aparte, lo cierto es que, durante los siglos XVII- XX, se produjo cierto auge de esta temática y España despertó curiosidad como destino exótico, especialmente entre los viajeros europeos que dejaron constancia de su paso en una abundante producción literaria que, en no pocos casos, incluía pasajes por La Mancha, en general, y por Villarrobledo, en particular. Precisamente sobre esta ciudad, el mencionado farmacéutico nos dejó una descripción muy interesante:

C'est à Villarrobledo que l'on commence à rencontrer en grand nombre les fameux moulins à vent que Cervantes fait figurer dans son Don Quichotte. Beaucoup sont à moitié démolis ; je me suis amusé à compter ceux qui sont encore en activité dans les pueblos situés à proximité de la voie. A Villarrobledo, j'en photographie un spécimen qui se dresse à côté de la gare, à environ 60 mètres de la voie, à gauche"

Frente a la actual imagen común de La Mancha, a principios del s. XX es precisamente en Villarrobledo donde el viajero comienza a encontrar, en gran número, los famosos molinos que evocan las estampas quijotescas. Además, Gascon indica que inmortalizó con su cámara un ejemplar que se situaba cerca de la estación, a unos 60 metros a la izquierda de la vía, según la dirección que llevaba. Y sabemos que iba hacia Madrid, puesto que ya se había detenido y descrito el entorno de otra de las estaciones villarrobletanas, Matas Verdes, donde comparó el tono rojizo de sus tierras con las de El Sahel argelino. Teniendo en cuenta el año de la descripción, para ubicar el enigmático molino, hay que puntualizar que la estación a la que se refiere es la antigua (la nueva es de 1924), ubicada al final de la calle homónima, enfrente de la zona en la que luego estuvo la clínica San Carlos, del dr. Gayarre, y la fábrica Metalplas, enmarcada por un pequeño callejón llamado travesía de la Estación y una calle, hoy sin salida y con un muro sobre la vía, llamada del Molino Nuevo, como no podía ser de otra manera.

Molino de Viento Manchego- Villarrobledo 1935Así pues, gracias a la indicación del autor francés y a la elocuente terminología del callejero, podemos intuir que ese molino movía sus aspas hacia el final de la calle de la Laguna, donde existe hoy un taller mecánico y hay restos de una bodega antigua, frente a un cebadal y hacia donde apuntaba la prolongación de la calle del Molino Nuevo, en tiempos en que no estuviera cortada. No sabemos cuánto sería de "nuevo" aquel artilugio, a inicios del siglo XX, pero sí que, a renglón seguido, el viajero describe, en los muelles de carga, los trenes cargados con las enormes tinajas exclusivas de esta ciudad, y que junto a Don Quijote y los molinos, completan su particular abanico de grandes tópicos, hoy totalmente desaparecidos... Quizá la imagen fue similar a la que capturó, años después en 1935, el célebre fotógrafo albaceteño Luis Escobar de uno de los molinos villarrobledenses y que reproducimos justo arriba.

Si jugosa e ilustrativa es la postal típica manchega que describe el francés Honoré Gascon, mucho más llamativo es el auténtico cuadro de España de charanga y pandereta, que inmortalizó el escritor Friedrich Hacklandër a su paso por Villarrobledo. Ateniéndonos a su descripción, si se nos permite el chiste, en 1855 ya encontramos los más antiguos precedentes, en una fonda tradicional del corazón manchego, de lo que hoy son las actividades de animación hoteleras para regocijo de turistas extranjeros, al más puro estilo Benidorm, con cuadro artístico musical flamenco incluido. En otra ocasión dedicaremos más tiempo a analizar, con mayor detalle, la peculiar estancia del alemán en la villa de los robles. Ahora nos detendremos justo cuando describe su marcha del pueblo y recoge otra arraigada tradición de la que también ha participado esta localidad: la inveterada -y, asumámoslo, estúpida- costumbre de todos los pueblos manchegos por disputarse el hecho de ser el lugar de La Mancha...

Die Windmühlen waren allerdings da, schienen aber gegen die Behauptung des Wirthes zu sprechen, denn Don Quixote ritt zwei Tage, ehe er das Abenteuer mit denselben bestand. Mir wären sie ebenfalls fast verderblich geworden; denn als wir ziemlich nahe an einer derselben vorbei ritten, wurde mein Maulthier, wahrscheinlich durch das Sausen des Flügels, erschreckt und machte einen Seitensprung, der mich um ein Haar vollständig aus meinem Sitz gebracht hätte"

Es decir: los famosos molinos de viento quijotescos podían ser los que estaban, indudablemente, allí. Pero si aquéllos eran los citados por Cervantes, la pretensión villarrobletana de ser el lugar se venía al traste, como muy agudamente advierte Hacklandër, ya que el Caballero de la Triste Figura tarda sendos días en llegar a ellos desde su aldea... Por muy empinadas que estén las calles que suben al Barrio de los Tinajeros (aunque entonces lo estuvieran más, puesto que hoy ya se han suavizado) difícilmente se tardaba dos días en ir desde el centro hasta allí. Que cada cual saque sus conclusiones. Lo gracioso del caso es que, como ocurrió en la ficción con el caballero manchego, la particular aventura de los molinos de viento vilarrobledenses pudo acabar en desgracia para el escritor, ya que la mula que montaba, al pasar junto a las aspas, se asustó por el silbido que hacían y casi acaba descalabrado por una de ellas.

En resumen, como vemos en ambos casos de extranjeros viajando por España, la evocación del Quijote a través de los Molinos de Viento manchegos, fue automática y se produjo en Villarrobledo. Paradójicamente, ya pocas personas podrían hacerlo puesto que hoy no queda ni uno...

Pues vaya, al final hemos caído en nuestra propia trampa... ¿Recuerda lo que escribimos al principio? No es cierto que no quede ni uno, puesto que, de hecho, hay dos ejemplares. Uno es de titularidad pública y está en la entrada a Villarrobledo, por el polígono industrial de Sapres. En él se trató de recrear un genuino molino de viento manchego, utilizando la maquinaria original recuperada de otro antiguo. Hoy en día no está habilitado aunque esperemos que, muy pronto, pueda volver a ser puesto en orden de visita. El otro está en el paraje de La Jaraba y pertenece a una bodega particular. Es visitable y en él se ha recreado, con materiales nuevos y un altísimo nivel de detalle, un auténtico molino. El resultado es ciertamente llamativo, como se puede ver en la galería que adjuntamos, cuyas imágenes originales (agregadas por Fernando Santos y Pepi González Galera a un grupo en Facebook de amigos de la Historia de Villarrobledo) nos han autorizado a reproducir aquí.

Así que, cuando se vuelva a hablar de molinos manchegos, recuerde que Villarrobledo también fue tierra de gigantes y, como tal, así quedó reflejada en la historia.

{gallery}jaraba:::0:0{/gallery}

BIBLIOGRAFÍA:
CAVALLERÍA y PORTILLO, F. de la (1751): Historia de la Muy Noble y Leal Villa de Villa-Robledo. Madrid, Viuda de Manuel Fernández.
FRANCO FERNÁNDEZ, B. (1675): Vida de la Venerable Sierva de Dios Maria de Iesvs, Natvral de Villarrobledo. Madrid, Ed. Joseph Fernández de Buendía.
GARCÍA MARIANA, F.J. (2005): "Patrimonio Histórico Hidráulico de la Cuenca del Río Córcoles. Villarrobledo, Munera, El Bonillo (La Mancha, España)" en Actas del V Congreso Internacional de Molinología de Alcázar de San Juan. Inédito.
GASCON, M.H. (1903): "Deux Semaines en Espagne" en Memories de la Societe Bourguignonne de geographie et d'histoire, tomo XIX, pp. 177- 240. Dijon, Imprimerie Darantiere.
GIL MONTERO, J. (1958): "La Prosa de los Molinos de Viento" en ABC, 23 de Abril, p. 15. Madrid, Prensa Nacional.
HACKLÄNDER, F.W. (1855): Ein Winter in Spanien. Stuttgart, Adolph Krabbe.
MORCILLO y VALERO, J. (1889): Informe para la Historia de Villarrobledo. Guadalajara, Ed. Antero Concha.
SANDOVAL MULLERAS, A. (1961): Historia de mi Pveblo. Albacete, Imp. Fuentes.

]]>
mmss@laminitania.es (Ángel Plaza Simón) Turismo Sun, 31 May 2015 19:03:11 +0200
Gregorio García Moreno: el sonido de la dulzaina en Villarrobledo http://www.laminitania.es/blog/tradiciones/articulo/gregorio-garcia-moreno-el-sonido-de-la-dulzaina-en-villarrobledo http://www.laminitania.es/blog/tradiciones/articulo/gregorio-garcia-moreno-el-sonido-de-la-dulzaina-en-villarrobledo Gregorio García Moreno: el sonido de la dulzaina en Villarrobledo

Elena De Frutos Manrique, Riaza, Segovia.
Dulzainera y redoblante
J. Javier Tejada Ponce, Lezuza, Albacete.
Dulzainero y Músico Tradicional

La presencia de la dulzaina, como elemento musical fundamental en los rituales festivos de La Mancha, está documentada de forma continua desde la Edad Media, sin que parezca que hayan habido modas o avatares históricos que puedan haber amenazado la continuidad de su uso, hasta el siglo XX, en el que fenómenos como la emigración masiva de habitantes de esta región y otros factores, dieron al traste con una tradición más que centenaria.

Esta continuidad no es tan evidente en otras comarcas, de Castilla y de fuera de ella, que tienen hoy, paradójicamente, mucho más presente esa tradición del uso de la dulzaina como símbolo de identidad, pero ésa es otra historia.

La dulzaina y su compañero, el tambor, que más que tener una relación de acompañamiento son, ambos por igual, elementos de un solo organismo musical, cumplen, a lo largo de todas las culturas ibéricas en las que está presente, las mismas funciones circadianas en el día de fiesta: diana, misa, procesión o romería, corrida de bandera -si la hay-, danzas rituales -si las hay-... Por lo tanto no es un elemento de diversión sino que está integrada en la estructura funcional del ritual festivo y, por ello, su uso estuvo y está vinculado al colectivo de quien depende la organización de la festividad. Hoy, casi en todas partes, las festividades las organizan los ayuntamientos, que corren con la organización y los gastos. Pero esto es algo relativamente moderno: en La Mancha ha sido habitual que la festividad la organizasen y financiasen, total o parcialmente, los hermanos, cofrades o mayordomos de las organizaciones socioreligiosas, en especial de aquellas hermandades clasificadas bajo el epígrafe de piadoso- patronales.1

Esta continuidad no es tan evidente en otras comarcas, de Castilla y de fuera de ella, que tienen hoy, paradójicamente, mucho más presente esa tradición del uso de la dulzaina como símbolo de identidad.Éste es el caso de Villarrobledo, cuya fiesta de Santiago fue y es organizada por la Archicofradía de Santiago, fundada en 1521 y que dada la vinculación que siempre tuvo con el oficio de pastor, incluso en la configuración de su propio ritual, con el sorteo benéfico de corderos, es más que probable que tuviese un origen gremial. No es el único caso de pervivencia de fiestas organizadas por cofradías en La Mancha: la cercana Lezuza es ejemplo de ello, con las fiestas de la Virgen de La Cruz, organizada por su Hermandad de Mayordomos, con dianas, danzas y procesión, también con dulzaina y tambor. También Pozoseco, Casas de Ves, Barchín del Hoyo, Valera de Abajo..., y muchos otros lugares que vieron desaparecer sus fiestas patronales, vinculadas a la actividad de hermandades y cofradías a lo largo del siglo XX. La danza ritual y el baile de bandera eran los núcleos fundamentales del ritual.

Estas cofradías permitieron el desarrollo y mantenimiento de la tradición dulzainera, de las danzas y bailes rituales y de toda una liturgia social que, en aquellos lugares donde los ayuntamientos no han asumido esa función conservadora con criterio, han desaparecido sin remedio, quedando las fiestas reducidas a eventos de consumo y diversión desarraigados y desdibujados, idénticos a tantos otros.

Los Hermanos GarcíaEn algunos lugares se han conservado parcialmente algunos elementos del ritual, como la diana y procesión con dulzaina (Corpus de Atalaya del Cañavate), sólo la diana (Sisante), o se han folklorizado, aisladas de la festividad y de la cofradía de la que es propia (danzas de ánimas de Chinchilla). Pero en muchos lugares la pérdida es imposible de revertir (v.g: danzas de Santa Bárbara en Villarrobledo y danzas de Matachines en Tarazona de La Mancha, vinculadas, en ambos casos al modelo festivo de Moros y Cristianos), pues aunque se revitalizasen -sería, en todo caso, deseable- su significación simbólica sería ya muy diferente de la original o de su evolución "natural" y estaríamos siempre ante una recreación folklórica. Por ello es importante cuidar este tipo de organizaciones que han vertebrado tantos elementos de identidad local en La Mancha.

Así mismo, la figura del dulzainero merece un reconocimiento como posibilitador de este tipo de rituales, ejerciendo su profesión año tras año. Pero además, el caso de Villarrobledo es muy significativo pues ha contado durante muchos años con la presencia de Gregorio García Moreno, uno de los grandes dulzaineros castellanos del S. XX. Como homenaje y reconocimiento, sirvan las siguientes líneas de Elena De Frutos Manrique, dulzainera y tamborilera de Riaza, heredera de la profesión dulzainera por tradición familiar, alumna de los míticos Talaos y acompañante al tambor de Gregorio García en Villarrobledo, entre otras localidades:

Gregorio García Moreno, oriundo del pueblo segoviano de La Matilla, lleva toda una vida ejerciendo el oficio de dulzainero a lo largo y ancho de la geografía castellana. Nacido el 11 de marzo de 1926 continúa conservando un formidable estado de salud, así como las ganas e ilusión de proseguir con la labor musical que emprendiera, allá por los principios de la década de 1940, cuando adquirió del Tío Benito, de Pedraza (Segovia), su primera dulzaina.

De familia campesina, rememora sus comienzos musicales arrancando viejas melodías a un rústico cuerno de cabra -que aún conserva- cuando iba de pastor con las ovejas siendo aún niño. Su hermano Demetrio, año y medio menor que él, pronto se aficionó también a la música y los dos formaron pareja de dulzaina y caja para actuar por los pueblos de la comarca. El hermano pequeño, Vicente, se incorporaría posteriormente haciendo sonar el redoblante. Muchas han sido las localidades y fiestas en las que han participado desde entonces estos hermanos. Gregorio asegura orgulloso haber tocado "en más de doscientos pueblos", desde las cumbres de Guadarrama a la serranía conquense, desde los páramos sorianos hasta La Mancha albaceteña. Municipios madrileños como Collado Villalba, Guadarrama, Cercedilla o Los Molinos han sido fieles a Gregorio y su música durante cincuenta años.

Gregorio García Moreno, dulzaineroEn 2002 tuve ocasión de acompañarle musicalmente en la fiesta de Santiago Apóstol de Villarrobledo. Era la primera vez que acudía a La Mancha y fue un verdadero placer conocer de primera mano la hospitalidad de sus gentes. Además de escuchar de viva voz el apelativo de la pita para referirse a nuestra dulzaina, me sorprendió gratamente el Baile de la Bandera, ejecutado con maestría por algunos integrantes de la Hermandad organizadora. Según evoca Gregorio, comenzó a ir a Villarrobledo hace una treintena de años, a través de unos señores procedentes de allí que se le acercaron estando actuando en el Festival Medieval de Hita (Guadalajara). Aunque no recuerda con exactitud sus nombres, suponemos que algo tendrían que ver con la Hermandad de Santiago de esta importante localidad albaceteña. En el programa de la fiesta de Santiago de 2011, se menciona expresamente a la popular dulzaina de los "Hermanos García" para hacer los pasacalles, la procesión con la imagen del Santo y el baile nocturno en la plaza de Santa María.

Gregorio se considera así mismo un digno mantenedor de este oficio que sufrió el desprecio y más absoluto abandono por los años 60 y 70 del pasado siglo. Ciertamente, la dulzaina se conservó a duras penas en algunas zonas gracias a su labor y la de unos pocos que, como él, continuaron tocando en aquellos años difíciles. Gregorio, además de dominar la dulzaina, ha sido pintor de brocha y pincel. Su dominio y técnica del color quedan reflejados en algunos cuadros y dibujos que cuelgan de las paredes de su casa. Se lamenta de no haber recibido una formación académica, porque lo mismo se le da bien pintar que escribir versos asonantes. A este respecto, más de una vez nos ha mostrado carpetas abarrotadas de manuscritos con coplillas alusivas a sus compañeros de profesión o a lugares visitados por él. Y es que nuestro personaje es, en esencia, un artista popular de los que ya no quedan. Sirvan estas breves líneas como reconocimiento a su dilatada trayectoria y fidelidad a la cultura que le vio nacer.

______________________________________________________

NOTAS:

[1]Siguiendo la clasificación que utiliza M. Luna Samperio (1992), podemos agrupar las hermandades y cofradías en tres grandes familias: I.-Gremiales (cuyos miembros estaban vinculados a determinado oficio y a la defensa de sus intereses, y que prácticamente desaparecieron o se transformaron en otros tipos durante la Ilustración) , II.-Penitenciales (cuyo fin sería la muestra pública de actos de mortificación y depuración, y que evolucionaron hacia las actuales cofradías vinculadas al ciclo de Pasión) y III.- Piadosas (cuya función es la exaltación y celebración de determinado concepto religioso o santo, configurando el tipo Piadosas-Patronales)

]]>
mmss@laminitania.es (Elena de Frutos Manrique y José Javier Tejada Ponce) Tradiciones Tue, 05 May 2015 10:20:52 +0200
Actividades culturales en el colegio público Graciano Atienza http://www.laminitania.es/blog/divulgacion/articulo/actividades-culturales-en-el-colegio-publico-graciano-atienza http://www.laminitania.es/blog/divulgacion/articulo/actividades-culturales-en-el-colegio-publico-graciano-atienza Actividades culturales en el colegio público Graciano Atienza

El final de abril y principio de mayo ha venido marcado por una intensa colaboración de Laminitania con el colegio público Graciano Atienza, de Villarrobledo, en su programación cultural de primavera, destinada al conocimiento, fomento y divulgación de los valores culturales autóctonos.

La semana del libro del colegio se inició con una excursión a la pedanía de las Ventas de Alcolea, guiada por Laminitania, donde los alumnos pudieron conocer, de primera mano, cómo era la vida tradicional manchega. Esta excursión incluyó la obligada visita al conocido como bombo geminado, uno de los iconos albaceteños de la arquitectura en piedra seca. Uno de los motivos perseguidos por esta actividad lúdica fue contextualizar las aventuras narradas en el libro de Don Quijote, lo que sirvió de enlace para la segunda actividad: la lectura ininterrumpida a cargo de los propios alumnos del centro, durante la mañana del jueves 23 en la villarrobletana Plaza del Libro. Para esta ocasión, se contó con la colaboración de maestras y maestros y distintas personalidades de la cultura y política local, como el propio alcalde Valentín Bueno y otros miembros de la corporación, el exconcejal de Cultura Argimiro Martínez, o el escritor Pedro Miguel Plaza, además de los propios padres de alumnas y alumnos, que han participado activamente en todos los actos.
 
El alumnado cerraba del mes con un acto que ya se ha convertido en habitual en la programación del colegio: la celebración de la llegada del mes de mayo cantando los tradicionales mayos a la virgen de la Caridad. Ésta es una costumbre muy arraigada en los pueblos manchegos y cada 30 de abril cumplido es cita obligada para el colegio y para la Hermandad de la Virgen, que se vuelca en esta actividad.
 
{gallery}graciano:::0:0{/gallery}
]]>
mmss@laminitania.es (Pedro Miguel y Ángel Plaza Simón) Divulgación Sun, 03 May 2015 18:10:15 +0200
XX Aniversario del Festival Viña Rock http://www.laminitania.es/blog/tradiciones/articulo/xx-aniversario-del-festival-vina-rock http://www.laminitania.es/blog/tradiciones/articulo/xx-aniversario-del-festival-vina-rock XX Aniversario del Festival Viña Rock

Este año 2015 se celebra la vigésima edición del festival musical Viña Rock de Villarrobledo y con tal motivo, además de un concierto extraordinario el día 29 de abril con Manu Chao como cabeza de cartel, el área de comunicación de la organización ha dispuesto una exposición conmemorativa dentro de la zona recreativa del Auditorio Municipal. Con el fin de dotarla de material expositivo, los organizadores se pusieron en contacto con Laminitania que, en su afán por dar a conocer la cultura local y regional, ha colaborado activamente en la búsqueda de fondos para incluirlos en la muestra.

La mayor parte de la exposición está dedicada a una retrospectiva fotográfica que abarca, principalmente, desde las primeras ediciones de finales de la década de 1990 y principios del siglo XXI. También destacan en la muestra ciertos elementos, objetos de deseo ya de los coleccionistas en algunos casos, como carteles, entradas, acreditaciones, pulseras, programas de mano o camisetas de todos los años, y, principalmente, de aquellas primeras ediciones que supusieron la consolidación de un festival que da nombre y reconocimiento, en toda España, a la ciudad de Villarrobledo. Muchos de estos elementos han sido cedidos por el mismísimo Argimiro Martínez Jareño, el conocido como Concejal Rockero, primer gran impulsor del certamen, que supo ver claramente su enorme potencial y no escatimó esfuerzos en ponerlo en marcha y promocionarlo.

Mediante iniciativas de esta índole se trata de ofrecer a las decenas de miles de visitantes, desde la organización, toda una oferta complementaria de actividades lúdicas, deportivas y de ocio, que complementan la oferta de conciertos desde un aspecto cultural más amplio. Igualmente, se contribuye a reforzar la idea de que el Viña Rock es un evento de primera magnitud eminentemente asociado a la ciudad, a su propia historia y a su cultura ya que, gracias a él, es una de las citas más importantes, visitadas y conocidas del panorama rockero nacional. La muestra, pese a ser una iniciativa modesta que, esperamos, se consolide en futuras ediciones, está teniendo un gran seguimiento de público y se calcula que durante los días del 29 de abril al 3 de mayo serán miles las personas que se acercarán a conocer un poco más la historia del festival y, por tanto, de Villarrobledo.

{gallery}exposicion_vina_rock:::0:0{/gallery}

]]>
mmss@laminitania.es (Pedro Miguel y Ángel Plaza Simón) Tradiciones Sat, 02 May 2015 18:48:16 +0200
III Jornadas de Jóvenes Emprendedores de Villarrobledo http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/iii-jornadas-de-jovenes-emprendedores-de-villarrobledo http://www.laminitania.es/blog/turismo/articulo/iii-jornadas-de-jovenes-emprendedores-de-villarrobledo Laminitania en las Jornadas de Jóvenes Emprendedores | Laminitania in the Young Entrepreneurship Conference | Laminitania à la Conférence des Jeunes Entrepreneurs

Laminitania participó este fin de semana pasado, entre el 24 y el 26 de abril, en las III Jornadas de Jóvenes Emprendedores de Villarrobledo, organizadas por la concejalía de Juventud en colaboración con FEDA (Federación de Empresarios de la provincia de Albacete), ADEVI (Asociación de Empresarios de Villarrobledo) y la Diputación Provincial. Nuestro proyecto emprendedor estuvo presente en los escaparates para empresas innovadoras, dispuestos en las arcadas del Claustro del Ayuntamiento (s. XV), para ser presentado ante el público local. Asimismo, aprovechamos este altavoz para dar a conocer sendas iniciativas concretas que hemos puesto en marcha: la guía comercial sobre enoturismo y rutas del vino en La Mancha y el Club de Viajes Laminitania.

Guía de enoturismo y rutas del vino en La Mancha

La guía consiste, como ya conocen quienes navegan asiduamente por nuestra páginas, en una oferta combinada que aúna una guía comercial para empresas y organismos relacionados, de manera extensa, con la cultura de la vid y el vino en La Mancha, un blog con artículos y noticias sobre ese mundo y una oferta de enoturismo que permite obtener al viajero una visión general sobre el pasado, presente y futuro del vino en La Mancha y su cultura asociada.

Club de Viajes Laminitania

Por su parte, mediante el Club de Viajes Laminitania queremos satisfacer una necesidad que hemos detectado y nos han planteado en repetidas ocasiones: ofrecer una alternativa de excursiones y microescapadas en el entorno más cercano. Seguro que usted también lo ha pensado en más de una ocasión, ya que no es necesario hacer miles de kilómetros para descubrir rincones asombrosos, pintorescos y únicos. También habrá afirmado alguna vez que los propios manchegos somos los primeros que no conocemos, siquiera, nuestro propio patrimonio ni valoramos lo que tenemos. Pues ya no nos quedarán excusas mediante ese club organizaremos actividades y elaboraremos propuestas de microescapadas a nuestro entorno inmediato, porque creemos que la buena gestión del patrimonio cultural comienza por uno mismo.

Ya por último, no queremos terminar esta entrada sin agradecer la oportunidad que nos dieron los organizadores de compartir este evento con compañeros como Embe Seguridad, María Fernanda Losa- Psicóloga, Quesos Serrano Flores, Búhoblanco Arquitectos, J.J. Librería y Papelería, PC Mobile Informática, Divani Sofás, Vinos de la Cruz, Garden Jareño Floristas, Centro Socioeductivo Alicia, Iteaf Asesores Agrícolas y Taller de Dibujo y Pintura Marisa Ortega, así como con entidades como FEDA, ADEVI y el IES Virrey Morcillo, que también estuvieron presentes.

]]>
mmss@laminitania.es (Laminitania) Turismo Wed, 29 Apr 2015 18:52:43 +0200
El origen de la Semana Santa en la provincia de Albacete http://www.laminitania.es/blog/historia/articulo/el-origen-de-la-semana-santa-en-la-provincia-de-albacete http://www.laminitania.es/blog/historia/articulo/el-origen-de-la-semana-santa-en-la-provincia-de-albacete Virgen del Rosario- Chinchilla de Montearagón (Albacete)

En el artículo publicado en el nº 59 la revista Al-Basit del Instituto de Estudios Albacetenses, avanzamos una teoría innovadora sobre el origen de las celebraciones pasionales en España, lo que sitúa a la Semana Santa de la provincia de Albacete a la vanguardia de los objetos de estudio más avanzados historiográficamente. La hipótesis básica es la de una naturaleza mixta sacramento-penitencial para la génesis de la celebración y no, como se defendía mayoritariamente hasta ahora, una base penitencial exclusiva. El artículo destaca precisamente que es la rivalidad existente a finales del siglo XVI entre el sentido sacramental y el penitencial de la religión, tras la contrarreforma, lo que habría provocado su extraordinario crecimiento en España y lo hace a través del estudio de las cofradías albaceteñas del periodo.

Lógicamente la provincia de Albacete no existía en esos momentos, como entidad administrativa. Aunque en esta ocasión, esta circunstancia no es un problema, sino que se convierte en una ventaja ya que provoca que sean varios los territorios analizados, administrativamente hablando, y tres los obispados involucrados, los de Toledo, Cuenca y Cartagena, lo que le da además una proyección nacional mas acusada. Entre las conclusiones más destacadas del artículo podríamos señalar, además del origen mixto de la celebración, su forma de instalarse en la provincia, ya que es relativamente tardía en comparación con otros lugares, y su extraordinaria fuerza al incorporarse de una forma muy amplia en los diferentes pueblos.

Comprendemos lo tardío de su implantación debido a que en la provincia no existen en la primera parte del XVI demasiadas referencias a cofradías de la Vera Cruz, que constituyen un precedente de las cofradías penitenciales. Esta limitación se verá compensada por la gran presencia de las de la Preciosa Sangre de Cristo, que no deja de ser una marca plenamente pasional de las de la Vera Cruz. Hay excepciones, como es el caso del sector más relacionado con el obispado toledano, en las localidades de Lezuza o El Bonillo, donde la primera devoción se impone sobre la segunda. Esto denota un proceso de modernización temprana, basada en la conversión de fiestas populares de primavera en penitenciales, no necesariamente adscritas a la Semana Santa.

El proceso centrípeto de instalación de hábitos penitenciales en las fechas de la Pascua se reconoce como muy temprano en 1536, aunque en la provincia no se evidencie hasta más avanzada la centuria. No obstante aquí sí que encontramos un dato muy llamativo y es que precisamente el promotor de esta medida estaba muy relacionado con la provincia de Albacete. De hecho fue un villarrobledense, Pedro Ortiz, a la sazón embajador en Roma de Carlos I, quien instó al papa, junto a varios obispos, a que fijara las fechas idóneas en el año para la realización de penitencias y la consiguiente concesión de indulgencias. Algo que Pablo III fijó en los días previos de la Pascua de Resurrección para las cofradías de la Vera Cruz en 1536 y para las de la Sangre de Cristo en 1540, que a partir de ese momento centralizarán sus actividades penitenciales en la Semana Santa. Una decisión que provocaría una pasionalización acusada de la fiesta.

Durante la segunda parte del XVI se produjo un extraordinario crecimiento de los aspectos pasionales en un proceso cultural que queda definido en el artículo como hipertrofia penitencial, que curiosamente se opone a la propia ortodoxia católica, ya que esta intentó a través de diversas medidas reforzar el sentido sacramental de la Semana Santa.Sin embargo, la celebración del triduo pascual existía desde mucho antes. Se basaba en un triple evento que constituía la rememoración de los últimos días de la vida de Jesucristo; en concreto a través de la celebración eucarística del Jueves de la Cena, la posterior pasional del Viernes y la Resurrección del domingo. En esta celebración el aspecto central era el Jueves de la Cena, donde tenía lugar el enaltecimiento de la sagrada forma, la institución del apostolado y la eucaristía, con las cofradías del Santísimo Sacramento como principales. Algo que cambiaría después de las medidas de Paulo III que fueron engrandeciendo los aspectos pasionales y penitenciales de la fiesta hasta eclipsar el significado original. El tercer momento de celebración era la Resurrección que tenía un desarrollo menos oficial y más popular con expresiones de alegría muchas veces lúdicas, aunque estos aspectos siempre permanecieron en un tercer nivel.

Durante la segunda parte del XVI se produjo un extraordinario crecimiento de los aspectos pasionales en un proceso cultural que queda definido en el artículo como hipertrofia penitencial, que curiosamente se opone a la propia ortodoxia católica, ya que esta intentó a través de diversas medidas reforzar el sentido sacramental de la Semana Santa. El documento más importante que destaca esta importancia es el propio Concilio de Trento que busca el refuerzo del Santísimo Sacramento frente a los demás sacramentos, incluida la penitencia. Se inaugura el momento más importante para la Semana Santa que comienza a convertirse en la auténtica fiesta de referencia cristiana.

Comprendemos lo tardío de su implantación debido a que en la provincia no existen en la primera parte del XVI demasiadas referencias a cofradías de la Vera Cruz, que constituyen un precedente de las cofradías penitenciales.

Para comprender mejor estos procesos podemos acudir a este estudio pionero sobre la Semana Santa de un territorio como la provincia de Albacete en la que se encuentran no pocas referencias a elementos sacramentales, documentando con precisión muchos de esos cambios. En cualquier caso hay muchos otros referentes a diferentes advocaciones y cofradías en un amplio artículo que habla de una Semana Santa en los orígenes mucho más compleja que lo que la tradición penitencial ha transmitido. Convierte así a la historiografía sobre Semana Santa en Albacete en la más avanzada del panorama histórico nacional en lo referente a esta materia y a su autor, Pedro Miguel Plaza, en uno de los referentes historiográficos en la materia.

Vea el artículo completo: en este enlace

]]>
mmss@laminitania.es (Pedro Miguel Plaza Simón) Historia Mon, 16 Mar 2015 19:28:09 +0100